Mi lista de blogs

jueves, 13 de diciembre de 2018

FOTO XVII - LA INFANCIA DE AYER


Gandhi, un chihuahua canela, de ladrido chillón y ojos pequeñitos y muy despiertos, nos acompañó durante la infancia a todos los niños de mi familia. Caminaba siempre dos pasos delante nuestra. Creía ser nuestro protector y lo lograba.

miércoles, 12 de diciembre de 2018

FOTO XVI - LA INFANCIA DE AYER


Esta gitanita corre dichosa por una calle empedrada. Rebosa tanta vida. En otras latitudes, un niño solo en la calle estremece, porque se adivina la miseria de sus pasos y su futuro incierto. Es España, y muy especialmente en la  Andalucía de los setenta y ochenta, los niños en la calle juegan a estar solos, hasta que casi anochece, al abrigo de una luz que sólo existe aquí.

martes, 11 de diciembre de 2018

FOTO XVI - LA INFANCIA DE AYER


Cuando me tropecé con esta niña de la calle, me tropecé de golpe con mi niñez. Recuerdo mi infancia llena de cabezas de niñas coronadas con flores, chalequitos de punto y sandalias. Las flores quizás perduran en mi recuerdo con más romanticismo que ninguna otra cosa de mi niñez. Por ello intento que de alguna forma esten siempre presentes en mi vida.

lunes, 10 de diciembre de 2018

FOTOS VIII - XV - LA INFANCIA DE AYER -








LA INFANCIA DE AYER

Intuitivamente, al igual que yo de niña, se integran en la Naturaleza hasta tal punto, que pareciera que pertenecieran a ella. Es donde más son ellos mismos... Perciben su entorno con mayor sensibilidad que en cualquier otro lugar. Lejos del ruido de la ciudad, los niños comparten sus juegos, escuchan el canto de los pájaros y son acariciados por la luz intermitente que se cuela entre las ramas de los árboles. La Naturaleza es su santuario particular.

FOTO VII - LA INFANCIA DE AYER


LA INFANCIA DE AYER

Recuerdo una escalera de azulejos en un patio sombrío con olor a jazmín y azahar, unas copas de mármol altivas asomándose a cada lado y nuestros cuerpos lánguidos camuflados en ella.

viernes, 7 de diciembre de 2018

FOTO VI - LA INFANCIA DE AYER


Durante una procesión, una, dos, tres, cuatro, cinco niñas se abalanzan a un monaguillo pidiéndole caramelos. Yo solía pedir caramelos con mis primas Almudena, María y las mellizas. También éramos cinco.

jueves, 6 de diciembre de 2018

FOTO V - LA INFANCIA DE AYER

Siempre he anhelado la figura de mis dos abuelos. Quizás por ello me enternezcan tanto los señores mayores, y más aún si están con sus nietos... Esta escena fue tomada una primavera bajo un naranjo en flor, muy cerca de mi casa en Sevilla, la casa donde yo crecí.

miércoles, 5 de diciembre de 2018

FOTO IV - LA INFANCIA DE AYER


Cada día, al recogernos del colegio y antes de llevarnos al Loreto, mientras mis primas mayores aguardaban impacientes sentadas en el bordillo de un café cualquiera, mi madre remangaba las camisas de los más pequeños.

martes, 4 de diciembre de 2018

FOTO III - LA INFANCIA DE AYER -


Hay algo de irreal y enternecedor en esta escena. Creo que es la palidez resplandeciente, la postura estática y segura de la niña y la complicidad con su abuela. Me reconocí en sus ojos y en la escena reconocí mi niñez. Nos muestra orgullosa su impecable vestido, como lucen muchas niñas el Domingo de Ramos. Pareciera flotar en él.

lunes, 3 de diciembre de 2018

FOTO II - LA INFANCIA DE AYER


Recuerdo a mi prima María siempre leyendo bajo la sombra de alguna pérgola. María es... mi otro yo. No hay nadie más afín a mí. Crecimos y vivimos juntas, cuatro meses en el Loreto y el resto del año a tan sólo 36 escalones. Aún hoy me parece oír su voz y ver su sombra y sus libros en las pérgolas del Loreto.

sábado, 1 de diciembre de 2018

FOTO I - LA INFANCIA DE AYER -


A menudo, descalzas con los pies enfangados, nos sentábamos en el bordillo de la pileta. Desde allí creíamos dominar el mundo. Esta imagen huele a verdina, a barro mojado, a humedad y tortugas secuestradas…