Mi lista de blogs

jueves, 6 de agosto de 2020

MAGNUM, EL COMIENZO DE LA FOTOGRAFÍA DOCUMENTAL

El fotógrafo francés Henri Cartier Bresson probablemente sea quien más ha influido en mi fotografía. Fue la primera persona en sacar la cámara a la calle, el primero en contar historias con sus imágenes y el fundador, junto a Robert Capa , David Seymour, George Rodger, Bill Vandevert y Maria Eisner, de Magnum: la primera agencia internacional de fotografía.

Desde 1947, los miembros de Magnum  documentan muchos de los hechos más importantes de la Historia, además de fotografiar personajes célebres, como Picasso, Giacometti, Ché Guevara... Bresson predicó hasta la saciedad, atrapar el instante decisivo, probablemente el concepto fotográfico más famoso. Un concepto que surge de su visión de la fotografía como “el único medio de expresión que fija siempre el instante preciso y fugitivo”. Con ello, el fotógrafo pone de manifiesto un término complejo que no consiste en tomar instantáneas al “libre albedrío” sino, más bien, en la anticipación que debe tener el fotógrafo a la hora de percibir la realidad y prepararse para capturar una imagen única e irrepetible.

Henri Cartier-Bresson siempre confió en la posibilidad de capturar “imágenes únicas”, aquellas que fueran “una historia en sí misma”. Para conseguirlas atendía a factores como: el objeto y una bonita composición.
Bresson defendió que el “objeto” estaba en todas partes. Él supo mirar a su alrededor y encontrarlo, siempre de una forma poética inigualable.










viernes, 22 de mayo de 2020

PARA TODOS LOS QUE VIVEN EN ESTA CASA

Loreto.
Sevilla, España.




—No vive ya nadie en la casa —me dices—; todos se han ido. La sala, el dormitorio, el patio, yacen despoblados. Nadie ya queda, pues todos han partido.

Y yo te digo: Cuando alguien se va, alguien queda. El punto por donde pasó un hombre, ya no está solo. Únicamente está solo, de soledad humana, el lugar por donde ningún hombre ha pasado. Las casas nuevas están más muertas que las viejas, porque sus muros son de piedra o de acero, pero no de hombres. Una casa viene al mundo, no cuando la acaban de edificar, sino cuando empiezan a habitarla. Una casa vive únicamente de hombres, como una tumba. De aquí esa irresistible semejanza que hay entre una casa y una tumba. Sólo que la casa se nutre de la vida del hombre, mientras que la tumba se nutre de la muerte del hombre. Por éso la primera está de pie, mientras que la segunda está tendida.

Todos han partido de la casa, en realidad, pero todos se han quedado en verdad. Y no es el recuerdo de ellos lo que queda, sino ellos mismos. Y no es tampoco que ellos queden en la casa, sino que continúan por la casa. Las funciones y los actos se van de la casa en tren o en avión o a caballo, a pie o arrastrándose. Lo que continúa en la casa es el órgano, el agente en gerundio y en círculo. Los pasos se han ido, los besos, los perdones, los crímenes. Lo que continúa en la casa es el pie, los labios, los ojos, el corazón. Las negaciones y las afirmaciones, el bien y el mal, se han dispersado. Lo que continua en la casa, es el sujeto del acto.
 
César Vallejo

jueves, 13 de febrero de 2020

MI ÚLTIMA MAÑANA EN PRAGA

Antes del amanecer, por  unas horas sentí la ciudad mía. Recuerdo una luz preciosa, monocromática, invadiéndolo todo. Un gato tímido cruzando el puente de San Carlos al ritmo de la bruma. Recuerdo los cisnes perezosos escondiendo sus picos en sus alas. Los tejados húmedos. Recuerdo una mujer lánguida con un abrigo largo barriendo las calles y abriendo el paso a la niebla. Recuerdo un silencio sepulcral.Y sobretodo recuerdo mis ganas de guardar esas sensaciones y escenas efímeras y llevarlas conmigo siempre.

domingo, 1 de diciembre de 2019

AMANECER INVERNAL

A un lado del camino, el sol teñido de naranjas y violetas, se cuela entra las ramas de un árbol negro. Una luz tímida de fuego de brasero se asoma tras el ciprés del convento de Miguel de Mañara y a orillas de él, se exhiben unas rosas altivas y fucsias. El canto de los pájaros disipa las sombras. Todo el resto es blanco y gris, como en la ciudad de la luz. Los coches, el tejado, el asfalto, las nubes.

miércoles, 4 de septiembre de 2019

ADIÓS MAESTRO

Hoy se ha ido uno de los grandes en el mundo de la Fotografía: Peter Lindbergh. Echaremos de menos su privilegiado y bellísimo ojo en blanco y negro.


En esta imagen posa junto a una de sus fotografías más emblemáticas
 
 Aquí podéis leer un post en el que hablo sobre su fotografía.

sábado, 20 de abril de 2019

MEMORIAS DE UN SERRANO

Mi abuela tenía un pelo largo, hasta más abajo de la cintura, que se estiraba y recogía en uno de esos moños tirantes de aquella época. Recuerdo, cuando yo era niño, cómo recortaba las bellotas y las hacía un dedal sin apenas luz. Ella era una mujer dulce, entrañable, sin un sólo diente. Lavaba en las piletas del pueblo, cuando ya era muy tarde y no había nadie. Tendría cinco, seis galllinas. Yo era su nieto avorito. Por era siempre a mí a quien daba los huevos que yo torpemente dejaba caer en una cuesta muy empinada siempre cubierta de hielo.a escasos pasos de de su casa,