Mi lista de blogs

miércoles, 23 de noviembre de 2016

EL LOBO

Jack London, alias el Lobo, pareciera haber tenido varias vidas... Un niño que se autoeduca gracias a los libros de la biblioteca pública, numerosos viajes y una gran intuición. Marinero, escritor, boxeador, pobre, rico, pescador, contrabandista, corresponsal de guerra, ladrón, vagabundo y famoso. Tuvo una vida aventurera, intensa y bohemia.

El Lobo fue sobretodo un escritor y un fotógrafo envidiable. Sus fotos están llenas de movimiento, vida y una gran belleza. Suelen reunir varios personajes y no sólo cuentan una sino varias historias. A través de su mirada y escritos,  denuncia e intenta examinar la lógica de la violencia animal y la que ejercen los hombres, a menudo contra su propio clan. Era una persona generosa y bondadosa y no entendía el miedo provocado por la crueldad.

Ayer hizo un siglo de su muerte. Su herencia: 200 relatos, 500 libros y 12.000 fotografías. En este vídeo podéis ver algunas. Estas de abajo son mis favoritas.





domingo, 23 de octubre de 2016

CHASLETON HOUSE (un relato surrealista pero real)


Estoy enmedio de ninguna parte, en el coche de ese alguien de Manchester al que miré con desconfianza, a través  de la ventana borrosa de niebla y legañas de la cocina del hostal, hace apenas dos horas… No sé dónde nos dirigimos. Ni siquiera sé dónde estamos. Intuyo que vamos rumbo a ninguna parte.. Deambulamos en algun lado de Gloucestershire, perdidos en la niebla y la llovizna de media tarde.

El es como el conejo de Alicia en el País de las Maravillas. Corre a toda prisa. Nervioso, cortés pero con la prisa siempre envolviéndolo todo: a él , su voz, la mía, sus diálogos, monólogos y a mí. Yo soy Alicia, distraída, depistada, y confiada. Me entretengo con absolutamente todo lo que nos rodea. En un camino derruido, encharcado escurridizo y sin  salida, detiene su coche y me echa de él corriendo y me pide que pida auxilio. Pero si  soy yo quien he de pedir auxilio…  “Socorro!!!  Estoy con, no  recuerdo su nombre.. en medio de ... no sé dónde.. en el camino y entrada de tampoco se de quién ni  que…”

La cancela del jardín donde se aparca está cerrada. Entro entonces a pie por la entrada principal… sin rejas. Un grupo de unos treinta abrigos de tweed colapsa la puerta de la entrada. Allí,  un viejo de nadie,  me mira y sonríe,  y tras él, una mujer de los años cincuenta me sonríe con desconfianza, y con una enorme sonrisa. Me preguntan y me contestan que quien soy y dónde voy y vengo.

El traje de los cincuenta me acompaña y con él la mujer que me mira ahora con bondad y hasta ternura. Me pide por favor, exigiéndome, que  le acompañe a la puerta principal. Me lleva entonces a la verja, tal y como sospeché que haría.

Salimos al carril y allí ya no hay nadie. Tan sólo un monton de lagartos que se cuelan alegremente en el country house. Entro, al otro lado de la cancela y allí una mujer tímida de pelo de plata quemada, en voz baja, me grita qué  hago allí.

-       “Eso quisiera saber yo”  Le digo.
     Su sonrisa se  rie  junto a  la mía  y la de la  mujer escuálida de los años cincuenta.

-        “Un señor…”,  les  digo..

-       “ Amigo suyo”  Contesta.

-        ”No. bueno… sí.. “  le explico.

-        “En qué quedamos?”  Me dice, pacientemente, con toda la impaciencia del mundo.

-        Sigo intentando explicarle…“ Si, amigo mío… hasta hace un momento así lo creía…  claro.”

-       Extranada me dice:  “Cómo?” 

-       Le contesto rápidamente: “Sí,  un señor.. me ha pedido que pida  auxilio y que me abran la puerta…

-       Sigue extrañada y me dice: “Cómo? Si usted esta ya dentro..  No la entiendo.  Y ese señor donde está.. cómo se llama?”

-        Me encojo de hombros y le contesto:  “Yo.. no sé.. no lo recuerdo…Jjjj!!

-         Su cara de asombro se acentúa cada segundo que transcurre  y me dice: “Me está tomando usted el pelo?”

-       Mirándole a los ojos fijamente, muy seria,  le respondo:  “No. No"
      Muy seria sin dejar  de sonreírme, me pregunta que dónde está ese amigo mío.. el tal Jjjj. y que      quería de allí, de ellos: que aquella era una  casa particular, una casa privada..  Intento explicarle: 

-       “ Jjjj.. venía por una mesa.. una mesa francesa, antigua.” 

-        Me replica sin dejarme acabar la frase: “De nuevo??? Pero ésto es una casa, no un casino, le repito

Le miro más fijamente, aun con la mirada perdida, y le digo: 

-       “Ya lo sé...” 
Me mira ahora ella a mí, muy fijamente y, evadiendo mi mirada,  me dice:“Entonces?? “

      - Sin parpadear apenas, le explico:  “ Una mesa antigua le digo.”

      - Impaciente me replica:
      “ Si.. y?? “

-       Más impaciente aun,  le respondo: “  Pues no sé, éso... que  antes de la 1 sabría, si era suya o no.”

-        Me sonríe con la mejor de las sonrisas sarcásticas que jamás haya visto y me dice:  “ Pero.. my dear.. ésto no es una casa de subastas.. Qué dirección le dijo? Dígame. “  

Mi voz, ahora temblorosa e insegura disminuye su volumen a cada palabra que sale de mi boca , cada sílaba y le digo:

-       “ No… él…
    
-        “ Su sonrisa sarcástica se acentúa cada vez mas y  me dice:  “ El que? Sí? “  

-       “ El me trajo... “  le explico, mientras ella no deja de sonreírme  riéndose de mí.. “ Ah, sí?  Y después se marchó?” “
  
-         Ahora soy yo quien  sonríe sarcásticamente, y   le digo:  “Así es."

-       Sonríe conmigo y me dice:  “ My dear, creo que  le acaban de timar.”

-        Soltando una carcajada descontrolada, impulsiva y  perezosa  exclamo:  “Cómo?! “
 
-        Ella, la mujer del pelo de plata quemada, me sonríe sutilmente ahora,  me  pregunta: “Sí… Do you want a cup of tea? Dónde vive?”
-        Entre risas descontroladas le contesto:  “ En España” 
-        Confundida denuevo me dice:  “ España?  pero no es usted francesa?” 

-       Vuelvo a sonreír apocadamente  y  le respondo:  “No,  la mesa es francesa.”  

-       Su rostro se vuelve a llenar de confusión y  asombro  y   exclama:  “Qué  mesa?.” 

-       Y casi llorando,  pero no de risa,  le dije que sí, que me habían timado.. que no tenía nada,  ni un pound… nada.  “ Y  ahora? “ le pregunto inquieta…
      
-        “ Bueno.. el té es gratis… “
   
-        Vuelvo a sonreírle y denuevo sin pestañear le digo:  “ Lo sé.”  Me mira entonces perpleja, llena de asombro  jubilo  exclama: “ Cómo que lo sabe?”
   
-        “ Me lo imagino.”  Le replico.

Me voy con  ella y veo de reojo el traje de los  cincuenta caminando hacia la puerta principal,  que no es mas que una puerta  lateral, pequeña y bastante secundaria,. Hay un hombre flaco que también camina hacia ella y lo hace colándosenos… despacio..

      -  “Es ese su amigo?” me pregunta la  mujer del pelo plata. 

      - “ Cómo dice?”, le pregunto. 

      - “ Es ese Jjjj el francés?”  insiste impaciente.

      -  “Francés?”  le pregunto extrañada.

      -   “Ah no… que es usted la francesa” me dice.  “Spanish.”  Replico

Y mi amigo Jjjj me sonríe y me coge del brazo y me lleva con él…  y el traje rojo escarlata.

-   “ Ahora soy yo quien tiene prisa”,  le digo.
   
-   “.Quién  es usted?”  le pregunto a mi amigo.

-   “John.”  Me contesta. “Ya.. y  yo!!!”  ( le digo en español)
 
-    “Usted?”  Me pregunta confundido.

-    “ Sí, yo.     más confundido aun me pregunta:  “Usted también se llama John?” 

-       “Yo soy Ana. Y la mesa, que  pasa con la mesa?” le pregunto deprisa  sin rodeos. 

-       “ Cómo?”  exclama. “Dicen que aquí no está “  le digo impaciente.“ Lo sé”  responde él…

-       “Cómo?!!! Y su coche? “ le pregunto violentamente apresurando su respuesta lenta y distraída.. “  Con la mesa. Es broma. La mesa… le  explico, la perdí. “

-       Me dice. “Pero la tuvo?” le pregunto. 

-       “ No pero casi.”  Me responde lentamente. “
   
-       Ya…”  le contesto…

-       “ La tuve por unos instantes pero la perdí…perdí la subasta al final.”

-         Me explica deprisa.“ Pero si aquí me dice que no está. “  replico. “ Es que la subasta aquí no es”.

-       Todavía más confundida aun,  y empujada por un  áspero abrigo de tweed, me escurro tras la pequeña puerta secundaria principal.  “Vaya, me temo que ha entendido mal a su amigo, my dear.” Oigo detrás mía.

-       La señora de pelo blanco  susurra a mi oído. “ Cómo?! Es que todos se han puesto de acuerdo? Pero usted quién es?”  exclamo.

-       “ Y usted?  John y tu de qué os conocéis? Y tu traje de los cincuenta , de dónde lo has sacado? “ les pregunto .

-        La mujer de los cincuenta me dice:  “ Ebay! Lovely. Isn’t it?”

-        “ Sí que lo es. Indeed“ le digo.

-        Puedes conseguir los que  quieras. En Ebay… acuérdate.  I love them!!!!.  Busca ropa de los cincuenta en search y allí los encontrarás“   Dirige su mirada atenta hacia mí, mientras me sonríe.
    
-        “ Los cincuenta, pero si vivimos es el año 32…”  le replico.

-       “Lo sé”  me dice ella.

jueves, 9 de junio de 2016

MARTIN CHAMBI, RETRATISTA DE ESPIRITUS ANDINOS


Cursando estudios de Fotografía en la Universidad de Miami, me pidieron que escribiera sobre un fotógrafo documetalista. Pocos días después, en unas vacaciones a Lima, me topé con la mirada quieta y penetrante del gigante de Martín Chambi. Sus pies inmensos encallados rebosando las alpalgatas roídas, su boca entrecerrada y abierta, su ropaje sasgado por el tiempo y a su vez reflejo de su intenporalidad, me calaron el alma como ningun retrato lo había hecho jamás.

Martín Chambi es el retratista por excelentencia, de los espíritus andinos. Sus fotos no solo muestran la fisonomía de sus paisanos cuzqueños, sino el alma discreta y su voz callada y sumisa.










Podéis comprar el mismo libro que compre yo entonces aquí .

miércoles, 8 de junio de 2016

LA NIÑERA FOTOGRAFA VIVIAN MAIER

Una muy discreta y solitaria niñera, retrató la sociedad de la ciudad de Chicago y Nueva York con mas de 120.000 negativos. Muchos de ellos sin revelar, y solo vistos por ella. El azoroso hallazgo de estas fotos fue casual y ha sido lo que le ha lanzado al estrellato.

Vivian Maier era hija de judíos asilados en la ciudad de Nueva York. De madre francesa y padre austriaco. Vivió en Francia hasta los 25. Entonces se fue a vivir a Nueva York, donde vivió cinco años. Trabajo siempre de niñera y fotografió a los niños que cuidaba.  Despues de Nueva York, se fue a vivir a Chicago.

Un desconocido agente inmobiliario, John Mlof, compró los negativos en un mercadillo, con la idea de documentarse sobre Chicago para escribir un libro. Enseguida se dió cuenta del valor de esos negativos.Maloof intentó ponerse en contacto con Vivian Maier pero hasta tan solo un día después de su muerte, no supo su nombre...

Vivian Maier nos ha dejado un grandísimo documento gráfico. Y, sin intención alguna, se ha convertido en una de los grandes de Fotografía Americana del Siglo XX. Sus obra es comparada con las de Diane Arbus, Helen Levitt, Robert Frank o Garry Winogrand.








domingo, 22 de mayo de 2016

BURTON HOLMES: EL MAYOR VIAJERO Y FOTOGRAFO DE VIAJES DE SU TIEMPO 1872-1952


Pocos libros me han cautivado y conquistado tanto. Sus fotografías son un viaje al pasado, a un cuento que sucedió en un lugar remoto.

Burton Holmes era el encargado de buscar localizaciones para construir un hotel Travelogues.  Cuando enconraba la localización, se instalaba allí,  hacía fotos y, desde una sencilla tienda de campaña, tomaba apuntes del mundo que le rodeaba. Egipto, India, Camboya, Japón, son solo algunos de los países que visitó y vivió.

Holmes adpotaba  al destino elegido y se adaptaba a él como un camaleón.












martes, 17 de mayo de 2016

LA HUMILDAD, LA GENEROSIDAD Y LA MENTIRA


Hoy me preguntaron cuál es el valor más que más admiro en una persona. La humildad y la generosidad. No puedo separarlos. No sólo me parecen los más valiosos sino que además los codicio a veces con desmesura y atrevimiento.

La humildad, la carencia del protagonismo, el no creerse superior a alguien por tener un don, una virtud, un apellido, un trofeo...

También me preguntaron qué es lo que menos me gusta. Aborrezco la mentira, por encima de todo.

Por desgracia, si miramos a nuestro alrededor, la codicia y el egoísmo van de la mano y conviven con el ser humano. Con ellos es difícil encontrar generosidad y humildad, y es muy fácil tropezarte con la mentira.