Mi lista de blogs

domingo, 19 de diciembre de 2021

AUSENTE DE EMOCIONES

 

Entré en casa  buscándolo a él. Lo encontré allí, tumbado, inmóvil, con una respiración calmada, lenta. Su cuerpo ya no era el de aquel niño  flaco que nos dejó años atrás. Dormía tumbado en el sofá. Fui acortando mis pasos. Y así, uno a uno, fui acercándome a él.

 

Con voz temblorosa le susurré al  oído: “ ¿Kiko?  ¿Estas dormido? “Abrió violentamente los ojos y su mano derecha, y cerró  el puño de la izquierda, sin parpadear apenas. Con una mirada heladora y violenta me agarró de la camisa bruscamente , como si quisiera desprenderla de mi cuerpo. “¿ Qué haces aquí? ¿Quién eres? “  Lo miré con todo el miedo y la ternura del mundo y le dije “Soy Ana, tu hermana Ana “ Y entonces me sonrió  dulcemente y me abrazó. Y fue entonces, en aquel mismo instante, cuando me di cuenta lo ausente de emoción que yo había estado todos esos años que él no estuvo conmigo.

 

Ayer, después de años de su partida, le confesé y  traté de describir lo mejor posible, el estado que dejó en mí con su inesperada partida aquel día  lluvioso de mayo, cuando volví de Lancaster, de mi graduación de high school.  Me senté junto a él, y mientras él contemplaba el fulminante, intenso y bravío fuego en la chimenea, decidí quedarme a su lado- Hay algo que te quiero contar - le dije.  –Te escucho- , me dijo, sin dejar de mirar el fuego. “ Necesito que lo hagas con toda la atención del mundo. Te ruego que te olvides de todo cuanto te rodea ahora mismo. Que te olvides de la chimenea, del fuego, de la leña. Que te olvides de todo y me escuches.” 

 

Me miró con una mirada clara y bondadosa. “ Dime. ¿Que es éso que tanto ansías contarme? “ Apreté fuertemente el respaldo de mi silla y me acerqué  a  él. -“¿Sabes? Cuando te fuiste, dejaste un nudo denso, pesado, que anuló mi garganta y mi persona, mi valentía… a mí misma.

Fue mi obstáculo durante años. Un nudo que me hizo ausente de emoción de una manera inconsciente y descontrolada. Tu partida y ausencia por tantos años ausentó mis emociones, convirtiéndome en una persona apática.”

 

Suspiré de alivio , llene mis pulmones de aire y continué- Te llevaste contigo mis emociones y mis sentimientos de idealista y soñadora. ”Dejé de querer la vida que tanto siempre había amado. Dejé de quererte a pesar de haberte querido tanto toda mi vida. Dejaste un vacío en mi alma. Anulaste tanto mis sentidos que ni siquiera soy capaz ahora,  de explicarte mi estado porque tu partida anuló mis sentidos, te digo.

Después de tantos años, ausente de emociones, quiero vivir compartir contigo toda esa ausencia en mi ser, latente aun en mí -  le dije.  Me acarició la cabeza con la misma ternura que lo hace un padre a un hijo y me dijo: “Lo harás. Te prometo que lo harás. Perdóname por robarte esos diez años de vida. Intentaré que los recuperes. Sé que tienes hambre de días y horas de sueño. Vete a dormir ahora. Mañana volverás a comenzar a vivir intensamente”

1 comentario:

  1. Que maravilla es leerte Si te veo a ti con el dialogo maravilloso que has escrito donde el monólogo es tan fuerte y precioso que me has dejado sin palabras querida hoy...
    un beso y no te pierdas por favor

    ResponderEliminar